En las últimas sesiones, nuestros alumnos de 4º de primaria del Tirso de Molina han disfrutado construyendo y jugando con el cochepulta. Y esta semana, han utilizado el sensor de inclinación para transformar la construcción en un mando de juego.

Además, el videojuego (creado en scratch) ya no era tan sencillo como los que habíamos visto hasta ahora, sino que incluía un contador de puntos y distintos niveles. Poco a poco aprenderemos a hacer todas estas cosas con el scratch ¡y seguiremos divirtiéndonos como hasta ahora!

 

Este sitio web usa cookies. Más información. ACEPTAR

Pin It on Pinterest

Share This