[fusion_text]El pasado día 26 de febrero se celebró la competición universitaria MCU Car Rally 2015 en Núremberg, organizado por la empresa japonesa Renesas. Se trata de una competición de robótica que consiste en coches que siguen una línea, en este caso blanca, para que recorran un circuito de manera autónoma, es decir, ¡por sí solos y sin ningún control remoto!

DSC_7227

Circuito de 67 metros de longitud

La competición se basaba en una primera fase de clasificación, en la que pasaban a la final 8 de los 17 equipos participantes. Esta fase consistía en dar dos vueltas al circuito en el menor tiempo posible y sin salirse de la pista.

La final ya era más intensa, porque el coche tenía que aguantar 5 vueltas; nada más y nada menos que ¡335 metros de longitud recorrida sin salirse! (5 vueltas x 67 metros/vuelta)

Según los criterios de la empresa organizadora, valoraban más que aguantase a que fuese más rápido. Pero, ¿cómo se puede conseguir un equilibrio entre rapidez y distancia? Con una buena optimización de la estructura del coche y, por supuesto, con ¡una buena programación! En este caso, incluso tenía mayor importancia la programación, ya que la estructura del coche era muy parecida entre todos los participantes porque partíamos del mismo kit.

Para los que vais entendiendo más del tema, el coche tiene dos motores y una placa con sensores como la que utilizáis en el kit de Lego Wedo, sólo que estos sensores nos proporcionan información sobre el color. Gracias a estos sensores, podemos saber en cada momento si está siguiendo la línea o no, y así poder rectificar mandándole  información a los motores para que gire a un lado o a otro.

Dibujo1

 

Os dejo un vídeo para que veáis cómo es el coche y los preparativos de antes de la competición.

[/fusion_text][youtube id=”7jQ-gR230Eo” width=”600″ height=”350″ autoplay=”no” api_params=”” class=””]

En breve subiré otro post con los resultados de la competición 🙂

Este sitio web usa cookies. Más información. ACEPTAR

Pin It on Pinterest

Share This