Estos últimos días hemos aprendido a usar la caja reductora que permite combinar cómodamente un engranaje en contacto con un tornillo sin fin.

Lo usamos para transformar el movimiento de giro del motor en un giro más lento pero con más fuerza. De esta manera, tras haberlo utilizado en la creación de la grúa que levantaba al gigante, se propuso un día libre para desarrollar nuestra imaginación y focalizarla en la creación de un proyecto que incluyese la caja reductora.

Cada uno de los equipos pensó qué quería hacer y luego se pusieron manos a la obra. Entre los proyectos que se finalizaron destacar el “pedestal para mostrar diamantes” del equipo de Olivia, Iván y Sebastián. Es lógico que para admirar la belleza del diamante en cuestión se necesite un movimiento lento y debido a su gran tamaño el dispositivo necesite fuerza para hacerlo girar.

 

Por otra parte, el equipo de Ariadna, Candela y Roberto construyeron un coche con  4 ejes separados y le colocaron la fuerza del motor a una de ellas. Como sabiamente dedujo Candela, es un coche que se limitaría a girar y que debido a ello usaríamos para dar vueltas en las rotondas.

Este sitio web usa cookies. Más información. ACEPTAR

Pin It on Pinterest

Share This