Toño_Lucas_Libros-Rockbotic

Nos hemos quedado con las ganas de verte delante de los niños explicándoles cómo hacer un robot…

El lunes 29 de junio estaba previsto que empezara su formación para ser profesor el curso que viene. Todo encajaba tan bien que hasta el laboratorio le pillaba al lado de casa. Una vez completada la formación, cualquier cosa sería posible, porque Toño estaba llamado a ser un profe de robótAñadir objetoica muy muy especial.

Aunque muy poca gente lo sabía, Toño ya había superado el proceso de selección. Una vez realizada la formación pasaría a ser profesor titular de Rockbotic. Iba a ser un sueño hecho realidad que generara ingresos difundiendo su saber entre los más pequeños. Como no podía ser de otra manera, cada persona de Rockbotic que le había conocido, estaba entusiasmada con poder contar con él en el equipo. El primer día Montse y José Antonio, la entrevista con Sabina, otro día con David… todos encantados de conocer su historia y ver lo clarísimo que tenía lo que se podía hacer con la robótica educativa y especialmente con los niños y niñas con menos recursos.

Desde la primera conversación en la que tratamos el tema, él lo tuvo clarísimo: “Lucas, para los niños esta materia no es una asignatura, les estás impartiendo futuro…”

Cuando le planteé la voluntad de Rockbotic por que la robótica educativa llegase a los niños y niñas más desfavorecidos, su mirada se iluminó, e inmediatamente empezó a ofrecer posibilidades y proyectos increíbles. Cada dato que le facilitaba se convertía en fuente de inspiración para su maravillosa imaginación. Muchísimas posibilidades, había que elegir por cual empezar, y juntos nos divertimos definiendo el primer proyecto que hacer realidad: llevar la robótica educativa al pueblo gitano, pero no de cualquier forma… Formando a jóvenes gitanos y gitanas sin trabajo como profesores de Rockbotic, para que enseñen a los niños de su entorno y a cualquier otro a pasárselo de maravilla haciendo videojuegos, robots, y muchas más cosas. Como siempre con él, no había dado ninguna puntada sin nudo: inmediatamente me enseñó en su teléfono los contactos de las personas de Unión Romaní que habían de escucharnos. En menos de diez días estábamos sentados todos en una mesa en una de las reuniones más emocionantes que se recuerdan.

El proyecto entre Unión Romaní y Rockbotic, este regalo que Toño nos hizo, está avanzando a muy buen ritmo, muy pronto podremos anunciar que las primeras fases son una realidad y ojalá vengan todas las que soñamos el primer día, para que Toño se alegre en el cielo al comprobar que  llega a muchos niños y niñas la oportunidad que él sabía que tanto necesitan.

Desde Rockbotic expresamos nuestras más sinceras condolencias a los familiares, amigos, compañeros, granitos y todas las personas que sienten su ausencia. Gracias Toño por todo lo que nos dejas.

 

 

Este sitio web usa cookies. Más información. ACEPTAR

Pin It on Pinterest

Share This