Constantemente y desde tiempos remotos, usamos máquinas simples en nuestra vida cotidiana. Y, la mayoría de las veces, no somos conscientes de la mecánica que se esconde detrás de lo que estamos utilizando.

Con esa premisa, dedicamos un par de sesiones al descubrimiento de algunas de estas máquinas simples con la ayuda de nuestros kits de LegoWedo®, que ya habíamos presentado en sesiones anteriores.

La primera de ellas fue la rueda, que todos conocíamos y, de paso, aprendimos la diferencia entre construcciones monoeje y de ejes separados. Construyendo desde modestas carretillas a impresionantes bólidos personalizados, descubrimos que, para conseguir que un coche gire correctamente, necesitamos usar ejes separados, pero que las construcciones monoeje son muy interesantes para aumentar la tracción de las ruedas y la estabilidad de la construcción.

Coches ECasado

La siguiente máquina simple que descubrimos, algunas semanas después, fue la palanca. Con Arquímedes como invitado especial, analizamos los elementos que la componen y los diferentes tipos que existen. Comprobamos las diferencias y similitudes entre unas tijeras, un cascanueces o un quitagrapas. Incluso, conseguimos encontrar un tipo de pinza para cada tipo de palanca: unas pinzas de tender la ropa ilustraban una palanca de tipo I, las que usamos para cerrar bolsas de cereales o de patatas eran un ejemplo de palanca de tipo II y, por último, las típicas pinzas de depilar, eran un buen ejemplo de palanca de tipo III.

Para terminar de comprender los conceptos que habíamos discutido, después de buscar todos los ejemplos posibles para cada tipo de palanca, nos tocó construir una de cada tipo con la ayuda de nuestros kits de Lego. Se nota que nos gusta jugar, y la construcción preferida fue la del balancín, pero incluso los balancines tenían su toque original. ¿Lo descubrís?

palancas ECasado

Este sitio web usa cookies. Más información. ACEPTAR

Pin It on Pinterest

Share This